PRIMERA A - NOTICIAS

JORGE CÉLICO

Quito, 2 de julio de 2019.- Compartimos al inicio de esta semana, al tiempo que la Pre- Selección Sub 23 comienza su preparación de cara a los Juegos Panamericanos Lima 2019, una entrevista con el Director de Selecciones juveniles del Ecuador y entrenador de la Tricolor Sub 20, campeona sudamericana y tercera en el mundo y actual timonel de la Sub 23, el Profesor Jorge Célico.

 

Sobre su formación profesional

Como entrenador comencé hasta en forma casual, porque una vez que dejé la actividad deportiva, joven, a los 29 años, un día caminando por las calles de mi barrio, yo había hecho todas las inferiores en el club Atlético Huracán de Argentina y un ex dirigente del club me preguntó si quería dar una mano, y yo dije que sí. Empecé con los más chiquititos y ahí me puse a estudiar, hice el curso de entrenador en la escuela Adolfo Pedernera en la Universidad de La Plata. Me fui metiendo tanto en la profesión que muy rápidamente me fueron dando cargos más grandes. Primero como director de infantiles, luego de todas las divisiones inferiores y más adelante como entrenador de primera. Desarrollé una carrera sustentada en la energía que yo le ponía a la actividad. Lo que era una vocación que todavía no había desarrollado, se desarrolló en ese momento y le dediqué muchísimo tiempo de mi vida, desde muy joven. Tuve la posibilidad primero en el equipo principal a través de un interinazgo en el club Atlético Huracán. El club venía mal y jugaba contra River Plate en la cancha de River; un River plagado de figuras como Astrada, Coudet, Pipino Cuevas y Celso Ayala, dirigido por Manuel Pellegrini. Recuerdo una anécdota que me marcó para el resto de mi vida: le pedí al presidente del club que me dejara hacer lo que yo quisiera y era poner 6 jóvenes que yo venía dirigiendo en la reserva. Hice 6 cambios en el equipo. Dos de esos jóvenes hicieron los goles y ganamos 2-1. Fue un triunfo histórico, que me catapultó a algo mediático que yo no había vivido anteriormente. River iba puntero, Huracán iba último; desde ese día hace 17 años, nunca más Huracán pudo ganar un partido en cancha de River.

Los dirigentes del club me pidieron que me quedara, pero yo tenía un proyecto por terminar en las divisiones inferiores y no acepté. Llegó Carlos Babington a dirigir el primer equipo, le fue mal y ahí me ofrecieron de nuevo el primer equipo: armé un plantel plagado de jóvenes, terminó mi contrato y ahí me llamaron de Ecuador. Llegué para dirigir a la Universidad Católica de Ecuador por seis meses. Luego me volví y me volvieron a llamar de la Universidad Católica y luego me contactó El Nacional, para hacerme cargo de todas las divisiones inferiores. En El Nacional tuve la suerte de tener una generación maravillosa con Antonio Valencia, Chucho Benítez (+), Pedro Quiñónez, un montón de jugadores que ahora son de Selección (…), armé un selectivo con todos esos jóvenes y fue brillante. Después esos chicos subieron a primera y fueron bi- campeones con otro entrenador: Ever Hugo Almeida. Así terminé mi lapso en El Nacional y me volvió a contactar Universidad Católica, donde hice ocho años consecutivos en primera, con un proyecto todo de chicos de 20 años. Ascendí al equipo y logramos clasificar a copas internacionales después de 34 años. Hoy Universidad Católica es un protagonista del campeonato ecuatoriano y ha andado bien en Copa Sudamericana.

 

Sobre su llegada a la Federación Ecuatoriana de Fútbol

Estando en Universidad Católica en el año 2017 me contactaron para hacerme Director de Selecciones juveniles del Ecuador y convertirme, además, en D.T de la Selección Sub 20.

Me incorporé en junio de 2017 a la Federación Ecuatoriana de Fútbol, en lo que fue mi primera experiencia como entrenador de selecciones. Ya llevo dos años de trabajo.

 

Sobre el camino hacia el Mundial de Polonia

Presenté un proyecto, hice un trabajo de scouting en todo el país y analicé también jugadores de la segunda categoría, Serie B y Serie A. No había regla de juveniles en Ecuador, por lo que muchos de estos jugadores no eran visibles y comenzamos un proceso, puesto que, una vez hecha una Pre- selección de 200 jugadores, seleccioné 40 y los llevé a jugar a distintos lugares del continente, nos fuimos a Perú, a Venezuela y a Argentina. Además, en Ecuador jugamos contra equipos de primera. Ahí comencé a preparar el Sudamericano, con una nómina que es prácticamente la misma que jugó en Polonia. Durante ese tiempo, logré incorporar dos cosas muy importantes: ver mucho para no errar la selección del jugador y competir e inculcar la idea de juego, que eso me lo dio el tiempo de preparación. Hoy los chicos juegan a lo que uno les pide y está demostrado por qué son grandes jugadores. Estos jugadores, cuando empezaron el proceso, no eran visibles. Hoy algunos están en Europa y otros son pretendidos por grandes equipos, y además muchos juegan en primera.

 

Sobre la filosofía de desarrollo futbolístico en la FEF

La Federación tiene ahora un claro objetivo que es fortalecer mucho las divisiones menores, algo que ya empezó hace algunos años. El actual presidente, Francisco Egas, fue mi presidente durante ocho años en Universidad Católica, fue el que sostuvo el proceso. Él es quien más me conoce, en el sentido de que los procesos dan resultados y su visión es profundizar estos procesos y darles más herramientas a las divisiones menores, además de capacitar a los jugadores desde un punto de vista intelectual.

Siempre ha habido una gran consonancia. Trabajé en pocos clubes, pero mucho tiempo, y siempre me ofrecieron la renovación. Ahora tenemos la suerte de contar con un presidente en la Federación, que conoce esos procesos y que me permite trabajar libremente, independiente de los resultados.

Tenemos un entrenador y un cuerpo técnico para cada una de las divisiones menores. Además, yo me ocupo de una doble función: coordinar toda la línea de trabajo y ser responsable de la Sub-20. Es muy difícil que un entrenador piense igual que otro, por lo que elaboro líneas generales de trabajo, que tienen mucho más que ver con la idea de juego que con la funcionabilidad del sistema o la metodología de entrenamiento. La idea de juego tiene que ver con lineamientos que no quiero que se corran: el buen trato al balón, ejecutar triangulaciones, desdobles y desmarques. Estimular cinco o seis cosas que, una vez bien estimuladas, hacen un todo para que fluya la idea de juego, independiente de si al entrenador de la Sub-15 se le ocurre jugar 4-4-2 y al de la Sub-17 4-3-3 y yo juego 4-2-3-1. La idea de la funcionabilidad del sistema debe ser la misma. Hay cosas que intento modificar, como tirar pelotazos, además trato de insistir en la importancia del fair play. Más allá de las ideas, hay un rendimiento satisfactorio de la Sub-20 que permite sustentar nuestro trabajo. Además, nosotros hacemos microciclos, y cada uno de nuestros equipos tiene cuerpos técnicos estables. Para mí, los periodos de preparación son más importantes que los de competencia, porque los periodos de competencia traen en algún momento cosas que pueden desanimarte, como un mal resultado. Los periodos de preparación deben ser ajustados a una planificación correcta, que es la que efectúan todas las selecciones.

 

Sobre los profesionales que consolidan su trabajo en la Sub- 20

Tengo un asistente técnico, un preparador físico, un preparador de arqueros y un analista de videos, que forman el cuerpo técnico en sí. Después tengo todo el personal auxiliar: relacionadora pública, chef, coordinador, médico, dos fisioterapeutas, porque la recuperación es muy importante, y dos utileros.

Sobre el soporte del cuerpo técnico, en aras del desarrollo colectivo

Yo solo, no soy nada. Todas estas personas y todas las áreas son sumamente importantes. Y es como una pequeña maquinaria, porque con ellos, yo me siento más tranquilo y respaldado. Sin ellos no podría hacer nada.

 

Sobre la preparación previa al Sudamericano de Chile

Partidos oficiales contra otras selecciones disputamos unos 12, lo que fue muy importante, porque antes se venía jugando la tercera parte, cuatro o cinco partidos. Nosotros jugamos dos partidos contra Colombia, dos con Perú, un cuadrangular en Venezuela y tuvimos una gira en Argentina. En total deben haber sido 14 o 15 partidos. Y, además, durante los microciclos nos enfrentamos a equipos de primera y segunda división, con lo que debemos haber completado alrededor de 40 partidos competitivos en los microciclos.

 

Sobre la evaluación de la condición física de los jugadores

Es difícil evaluar la condición física, porque siempre hay altibajos. En nuestro caso, nuestro Preparador Físico Diego Cuvi, mantiene un contacto directo con los preparadores físicos de los clubes a los que pertenecen los jugadores.

 

Sobre los principales desafíos durante la preparación para el Mundial

Siempre la principal dificultad es el entendimiento y la comprensión del dirigente. Yo tuve todo el respaldo. Lo que más cuesta es hacer docencia con la dirigencia, que el dirigente entienda la importancia del alto rendimiento, porque eso es lo que significa jugar en la selección, en el alto rendimiento. Insisto: yo tuve el respaldo, pero lo que más cuesta, es que toda la energía y toda la inversión debe estar en el área deportiva. Eso a la larga da buenos resultados.

 

Sobre el criterio empleado para la selección de jugadores

Desde pequeño, me aferré al sistema del Ajax de Holanda, el llamado TIPS: técnica, inteligencia, personalidad y velocidad. Para mí, la parte técnica es indispensable. Lo que sí ha cambiado es que el fútbol ecuatoriano elegía mucho el tema del biotipo, porque el jugador ecuatoriano tiene un biotipo espectacular, pero lo tiene para áreas distintas al fútbol. Para el fútbol, se requiere una riqueza técnica y una inteligencia distintas a la de un atleta de 100 metros. Lo que hice fue poner el acento en la parte técnica, y luego efectuar microciclos comprobatorios; es decir, microciclos con jugadores que quizás nunca van a ser seleccionados, pero que yo quería ver. Para resumir: la parte técnica, la inteligencia, la personalidad, la velocidad, y no solamente la velocidad física sino mental; es decir, la capacidad de lectura de las jugadas. Creo que hoy tenemos una selección rica técnicamente, que se va a imponer a través del juego y no sólo de la fortaleza física.

 

Sobre el análisis de los rivales

Cada vez que estoy en mi habitación, estoy trabajando para el equipo, observando y volviendo a observar partidos de los rivales a los que vamos a enfrentar. A partir de eso tomo notas, hago resúmenes de acciones ofensivas y defensivas, así como de pelota detenida, y luego, a través de distintas plataformas hacemos seguimientos individuales de los rivales a los que vamos a enfrentar. De todo eso hago un resumen de no más de 25 minutos. Presento dos videos de 25 minutos. Completo la charla previa al partido con esos dos videos. Le doy una importancia muy grande, porque no cambia la idea de juego, pero sí cambia la disposición táctica, lo postural de mi equipo en función de lo que presenta el otro.

 

Sobre la recuperación del jugador

Esto viene ya acompañado de una dieta balanceada, suplementos proteicos y vitaminas. Siempre que están en selección, se suplementa a los jugadores, obviamente con sustancias lícitas, y una vez que termina la competencia se hacen masajes, crioterapia, jacuzzi, todo lo que sea necesario. Por eso viajamos con dos fisioterapeutas. La alimentación está preparada minuciosamente para proveer a los jugadores de hidratos, proteínas y todos los nutrientes necesarios para que se regeneren lo más rápido posible. Ahora también estamos en miras de comprar algunos equipos que hemos solicitado a la Federación, como, por ejemplo, botas de compresión, que aceleran procesos recuperativos.

La experiencia del D.T Jorge Célico, como parte del legado deportivo tras la inédita consecución para el Ecuador, del primero y tercer sitial en un Sudamericano y en el Mundial de Polonia; respectivamente, estará siempre al servicio del fútbol, más que un deporte, una absoluta pasión para el estratega.

 

#Vamospormás #Ecuador

 

Msc. Daniela Ojeda Espinosa

Prensa FEF