PRIMERA A - NOTICIAS

JORGE CÉLICO

Quito, 2 de julio de 2019.- Compartimos al inicio de esta semana, al tiempo que la Pre- Selección Sub 23 comienza su preparación de cara a los Juegos Panamericanos Lima 2019, una entrevista con el Director de Selecciones juveniles del Ecuador y entrenador de la Tricolor Sub 20, campeona sudamericana y tercera en el mundo y actual timonel de la Sub 23, el Profesor Jorge Célico.

 

Sobre su formación profesional

Como entrenador comencé hasta en forma casual, porque una vez que dejé la actividad deportiva, joven, a los 29 años, un día caminando por las calles de mi barrio, yo había hecho todas las inferiores en el club Atlético Huracán de Argentina y un ex dirigente del club me preguntó si quería dar una mano, y yo dije que sí. Empecé con los más chiquititos y ahí me puse a estudiar, hice el curso de entrenador en la escuela Adolfo Pedernera en la Universidad de La Plata. Me fui metiendo tanto en la profesión que muy rápidamente me fueron dando cargos más grandes. Primero como director de infantiles, luego de todas las divisiones inferiores y más adelante como entrenador de primera. Desarrollé una carrera sustentada en la energía que yo le ponía a la actividad. Lo que era una vocación que todavía no había desarrollado, se desarrolló en ese momento y le dediqué muchísimo tiempo de mi vida, desde muy joven. Tuve la posibilidad primero en el equipo principal a través de un interinazgo en el club Atlético Huracán. El club venía mal y jugaba contra River Plate en la cancha de River; un River plagado de figuras como Astrada, Coudet, Pipino Cuevas y Celso Ayala, dirigido por Manuel Pellegrini. Recuerdo una anécdota que me marcó para el resto de mi vida: le pedí al presidente del club que me dejara hacer lo que yo quisiera y era poner 6 jóvenes que yo venía dirigiendo en la reserva. Hice 6 cambios en el equipo. Dos de esos jóvenes hicieron los goles y ganamos 2-1. Fue un triunfo histórico, que me catapultó a algo mediático que yo no había vivido anteriormente. River iba puntero, Huracán iba último; desde ese día hace 17 años, nunca más Huracán pudo ganar un partido en cancha de River.

Los dirigentes del club me pidieron que me quedara, pero yo tenía un proyecto por terminar en las divisiones inferiores y no acepté. Llegó Carlos Babington a dirigir el primer equipo, le fue mal y ahí me ofrecieron de nuevo el primer equipo: armé un plantel plagado de jóvenes, terminó mi contrato y ahí me llamaron de Ecuador. Llegué para dirigir a la Universidad Católica de Ecuador por seis meses. Luego me volví y me volvieron a llamar de la Universidad Católica y luego me contactó El Nacional, para hacerme cargo de todas las divisiones inferiores. En El Nacional tuve la suerte de tener una gene